¿La justicia? ¡Una para los poderosos, otra para los jornaleros!

Si algunos tuviesen la menor duda en cuanto a la existencia de una justicia de clase la respuesta negativa, por parte de la Audiencia provincial de Jaén, al recurso interpuesto por la defensa de Andrés Bódalo puede servirles de ejemplo.

Recordemos que Andrés Bódalo, jornalero desde los nueve años y líder del SAT (Sindicato Andaluz de Trabajadores), ha sido condenado a tres años y medio de prisión por una trifulca durante una protesta de jornaleros.

El auto reconoce su buena conducta penitenciaria, su asunción de la normativa institucional, su participación en actividades programadas y su ausencia de sanciones. Incluso se le reconoce favorablemente el hecho de que Andrés Bódalo abonó la responsabilidad civil a la que fue condenado.

Si a esto añadimos el hecho de que el auto también apunta el apoyo familiar con el que cuenta Andrés, sus hábitos laborales y la ausencia de adicciones, solo nos queda por preguntar, lo que parece lógico y sensato: ¿Entonces por qué se le deniega el tercer grado?

Según las eminencias judiciales de la Audiencia provincial de Jaén, Andrés Bódalo carece ‘de arrepentimiento respecto a la actividad delictiva por la que está cumpliendo condena’, por lo cual consideran que el recluso carece de ‘capacidad para vivir en régimen de semi-libertad como es el tercer grado e incluso un segundo grado flexible’

¿De qué tiene que arrepentirse Andrés Bódalo?, ¿De no ser un jornalero aguantando un día sí otro también los deseos imperiosos de quienes le emplean?, ¿De no contentarse con las migajas que le concede la administración cuando no tiene trabajo y salir a la calle para reclamar el derecho a dicho trabajo?

¿Y qué pensar del hipócrita informe favorable a propósito de un indulto parcial? Por muy favorable que sea dicho informe, el indulto tiene únicamente un carácter hipotético y en el caso de que pierda dicho carácter para transformarse en una certitud, Andrés Bódalo no saldría de la cárcel antes del 24 de diciembre de este año.

¡Qué diferencia de trato con los corruptos miembros del aparato de Estado!

¿Miguel Blesa? Imputado por su implicación en la compraventa del City National Bank of Florida, causa por la cual el juez Elpidio decretó su ingreso en prisión sin fianza. Salió al cabo de quince días y, no contento, acabó cargándose al juez mediante sus amigos en el aparato de Estado.

¿Rodrigo Rato? Investigado por supuestos delitos de fraude, alzamiento de bienes y blanqueo de capitales, es detenido por la policía judicial pero puesto en libertad algunas horas más tarde como no podía ser de otra manera. Naturalmente, se trata de un ex Ministro de Economía, ex Vicepresidente de gobierno y Ex Director del FMI.

Tratándose de Andrés Bódalo, culpable de defender, como líder sindical, los intereses del conjunto de los jornaleros que, como él, tienen que sudar tinta para que sus familias puedan, en el mejor de los casos, sobrevivir, no morir de hambre en el peor, la decisión de la justicia burguesa no contempla ninguna clemencia. Ésta solo perdona a los suyos, cuando no, los protege.

Mario José Diego Rodriguez (Gijón)

3 Comments on "¿La justicia? ¡Una para los poderosos, otra para los jornaleros!"

  1. Solo hay una justicia,la del k tiene el poder. Vamos a invertirlo,vamos a arrancarles del poder el axioma es ” o ellos o nosotras”, vamos a hacerles pagar caro el daño k hacen a la clase trabajadora, les vamos ha hacer pagar su arrogancia con nuestro desprecio y el despojo de todos sus privilegios

  2. José Manuel Fuentes Segovia | 23 febrero 2017 en 22:37 | Responder

    La lucha es el único camino .

  3. Gilles Fourage | 9 abril 2017 en 01:15 | Responder

    !Justicia para Andrès !

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Uso de cookies

sindicatoandaluz.info utiliza cookies para facilitar la navegación por nuestra web. Al navegar por la web usted acepta el uso que hacemos de las cookies. ACEPTAR