El 10 de agosto, ponemos en valor a Blas Infante y a Andalucía

En la madrugada del 11 de agosto de 1936, Blas Infante, Padre de la Patria Andaluza, fue asesinado.

La sentencia condenatoria, redactada cuatro años después de su asesinato, subrayaba las motivaciones. Su delito para los fascistas era: “la creación de un partido andalucista” e “impulsar una candidatura revolucionaria”. Le mataron por soberanista y anticapitalista. Con su desaparición creían acabar con toda posibilidad de concienciación y levantamiento popular andaluz.

Pero no lo consiguieron. Tras cuarenta años de represión, un millón y medio de andaluces y andaluzas exigieron su libertad y la de su tierra, un 4 de Diciembre de 1977. Y Blas Infante y su ideario liberador habían vuelto a mostrar su capacidad de subversión. De ahí que el régimen y sus instituciones, desde entonces, no hayan cejado en manipular su vida y su obra. Un asesinato intelectual que pretende impedir que sean palanca de emancipación nacional y social.

Esa es la auténtica intencionalidad de los reconocimientos oficiales que recibe y de la institucionalización de su recuerdo. Apropiarse de él para mostrar un Blas Infante y un ideario castrado, acorde a sus intereses. Convertirlo en herramienta de sus verdugos para asentar y perpetuar en Andalucía aquello contra lo que lucho.

Blas Infante lo sabía y por eso dejo escrito en nuestro Himno Nacional un llamamiento a la lucha por lo nuestro: “Andaluces levantaos, pedid tierra y libertad”.

Nunca solventaremos las problemáticas sociales, económicas y políticas que nos atenazan, nunca habrá alternativas reales, en tanto no volvamos a ser un pueblo soberano, con capacidad jurídica de decidir y determinar, por nosotros y en exclusividad. Andalucía es una nación y como tal tiene derecho a la más amplia soberanía, incluyendo la opción de la independencia política si así lo deciden democráticamente los andaluces y andaluzas. No hay lucha más práctica, necesaria o prioritaria que la de recuperar nuestra libertad, nuestra soberanía nacional y popular.

La lucha por una Andalucía libre continua. Aún permanece levantada la bandera blanquiverde de la reivindicación y la dignidad popular que nos legó Blas Infante.

¡Viva Andalucía libre!

Comenta en "El 10 de agosto, ponemos en valor a Blas Infante y a Andalucía"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Uso de cookies

sindicatoandaluz.info utiliza cookies para facilitar la navegación por nuestra web. Al navegar por la web usted acepta el uso que hacemos de las cookies. ACEPTAR