Ángel Luna, ejemplo de lucha y coherencia

Se nos fue Ángel. A las 79 años un cáncer nos privó de su presencia. Mucha gente lo conocía no sólo por su compromiso militante con las causas justas, con el sindicalismo andaluz de clase, sino también porque era la persona que siempre iba en cabeza en la Columna Andalucía de las Marchas de la Dignidad marcando el ritmo de la misma. Ángel era querido. Porque era una persona comprometida y afable. Hoy nos sentimos un poco huérfanos por no sentir ya su calor humano ni contemplar su sonrisa cómplice. Pero el ejemplo ha quedado. Un ejemplo que armará a nuevas generaciones que cogen el testigo dejado y siguen el mismo camino que tantas veces encabezó.

Como ha dicho nuestro portavoz nacional, Óscar Reina: “Se nos ha ido un trozo de nuestro corazón, se nos ha ido un hermano, un maestro, un compañero, un humano de verdad”. Efectivamente era así, Ángel era ante todo una persona auténtica. A pesar de que la enfermedad lo mantenía postrado en una cama, Ángel nunca dejó de estar informado de todo lo que acontecía en el SAT y siempre mantuvo su interés por las luchas y movilizaciones.

Como Diego Cañamero ha reconocido Ángel “era un hombre leal, solidario, luchador y honesto, era de esas personas humildes, que siempre estuvieron a la sombra sin protagonismo, sin importarle ser el primero o el último, solo quería estar en la lucha y participar en ella. Su lucha y su recuerdo siempre estará en nuestros corazones”. 

Ángel estuvo prácticamente en todas las movilizaciones importantes del SAT. Siempre que su salud se lo permitía estaba en su puesto de combate con su bandera siempre arriba, la verdiblanca, y su puño bien alto. Que la tierra te sea leve, camarada.

 

Comenta en "Ángel Luna, ejemplo de lucha y coherencia"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Uso de cookies

sindicatoandaluz.info utiliza cookies para facilitar la navegación por nuestra web. Al navegar por la web usted acepta el uso que hacemos de las cookies. ACEPTAR